Personal y Planta Docente

Dr. José Gómez del Campo

 

 

 

 

Curriculum Vitae

Dr. José Gómez del Campo 

 

José Gómez del Campo, quien fue alumno de Juan Lafarga, realizó una labor académica que sirvió de base para que se estructurara la Maestría en Desarrollo Humano en el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Occidente (ITESO). Este programa se estructuró, asimismo, para la Universidad Iberoamericana contando con la valiosa cooperación de Alberto Segrera, egresado de la Universidad de Lovaina, Bélgica, en el desarrollo curricular.

Con estos antecedentes se formalizó la propuesta, misma que se llevó a cabo en las dos universidades mencionadas anteriormente y, además, en la Escuela de Psicología del CETYS, en Tijuana. El programa en esta última institución fue diseñado por Darío Sánchez junto con un grupo de colegas egresados del ITESO.

En nuestro país existen algunos estudiosos del Desarrollo Humano. Esto ha tenido como consecuencia una actividad académica que ha cristalizado en la producción de obras bibliohemerográficas, generadas por especialistas, -como la Mtra. Ana María González, el Dr. Juan Lafarga y el Dr. José Gómez del Campo, entre otros- que han contribuido al enriquecimiento de la evolución y moderación de la teoría del counseling y su adaptación a nuestra cultura.

El Dr. Lafarga y el Dr. Gómez del Campo han publicado una obra en cuatro tomos titulada "Desarrollo del Potencial Humano" que contiene diversas aportaciones a la psicología humanista. Estas aportaciones están constituidas por artículos relacionados con los principales autores del Desarrollo Humano y la psicología transpersonal, cuyo contenido se expone con claridad y sencillez. En dichos volúmenes, Juan Lafarga aporta al lector elementos esenciales de la psicología humanista.

Esta corriente ha atravesado por una serie de dificultades para avanzar, sobre todo por las grandes críticas y los fuertes cuestionamientos de que ha sido objeto; por lo tanto, debe cuidarse mucho el cuadro conceptual básico de esta disciplina. Otro desafío que hay que afrontar es el desarrollo de una ciencia que sea humanística. A este respecto Carl Rogers decía: "si hemos de existir en un mundo científico, de moléculas de DND y RNA; en un mundo de microbiología, de estimulación eléctrica del cerebro y de análisis químicos de estados psicológicos, debemos hallar una forma de conocimiento que sea promisoria. El mismo autor se preguntaba si podrían formarse científicos humanistas que tuvieran el compromiso, la audacia y la tenacidad de pensamiento en relación con los problemas y paradojas que las ciencias "difíciles" han desarrollado.

Los humanistas se preguntan: ¿Lograremos sostener, en este mundo que se empeña en materializarnos y en desvalorizarnos, una filosofía en donde el ser humano se escoja a sí mismo, sea su propio arquitecto?
¿Sobreviviremos ante las disyuntivas que nos plantea a diario el consumismo, en un mundo en donde se impone el utilitarismo? Podría parecer que la filosofía humanista es contraria a todo lo que hoy estamos viviendo; por ello reconocemos que el valor de vivir se encuentra en el proceso de la vida. Lo anterior significaría que en vez de preguntar: ¿Has aprendido quebrados, biología o matemáticas?, debería preguntarse: ¿Qué existe en el proceso de estos aprendizajes que para ti resulta valioso? Asimismo, significa que en vez de la pregunta: ¿Has logrado un matrimonio feliz?, podría preguntarse: ¿Cuál es el proceso de tu matrimonio?

 

En esta filosofía se busca un método científico como un proceso que alcance aproximaciones de la verdad, ya que vivimos en un mundo que constantemente está cambiando en conocimientos y en tecnología. Así, sólo podremos encontrar la seguridad en un proceso cognoscible y no, en certezas conocibles.

Modificado por última vez enSábado, 22 Agosto 2015 02:12

Ingresar